Este lunes Loreto Serrano, alcaldesa de Santa Pola, ha mantenido una nueva reunión con Ángel Luchoro, Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores acerca del sector pesquero.

El plan de gestión para la conservación de los recursos pesqueros demersales en el mar Mediterráneo prosigue su curso y con ello la ruina del sector pesquero en el Mediterráneo. En palabras de Ángel Luchoro «se trata de una reconversión encubierta en contra de la pesca de arrastre que perjudica gravemente a la economía de muchas familias».

A pesar de la reducción de flota en los últimos años, el Gobierno Español continúa exigiendo más y más reducciones. Desde la Cofradía de Pescadores han manifestado en numerosas ocasiones alegaciones y propuestas a través de la Federación Nacional de Cofradías Pesqueras y directamente, tanto al propio Ministerio de Pesca como a la Comisión y Parlamento Europeos. Además, las Cofradías de Pescadores ya han presentado, con datos reales, como ya han reducido un porcentaje que no se está valorando ni teniendo en cuenta. Nuestra flota ya tiene una reducción bastante importante comparada con otros países. Por ejemplo Italia y Francia ya han indicado que ya cumplen con los objetivos al haber reducido su flota, sin embargo en España cada año van reduciendo más la actividad, forzando a la extinción de la flota pesquera en el Mediterráneo.

La alcaldesa muestra su total apoyo puesto que la repercusión sería nefasta para el municipio afectando a puestos de trabajo directos e indirectos ya que el Peix de Santa Pola abarca al sector pesquero, la cultura santapolera e incluso el turismo al ser un producto que comercializan muchos hosteleros de la localidad.

El próximo 16 de abril el sector pesquero del Mediterráneo se está planteando una manifestación acudiendo a todas las Subdelegaciones del Gobierno de su provincia para reivindicar su derecho a subsistir y poder vivir de su esfuerzo y trabajo diario. En el 2020 se vieron obligados a una reducción del 10% y este año un 8,3%, unas reducciones que cada vez son mayores además de tener que cumplir medidas técnicas que requieren adaptar las artes de pesca con sus consiguientes gastos. La Orden plantea una reducción de hasta un 40% en 2025, permitiendo pescar tan solo seis meses al año y con una pesca selectiva que condiciona las jornadas de pesca y perjudica al pescador, lo que causaría un daño irreparable en la villa marinera.

El equipo de gobierno se solidariza con esta situación, muestra su máximo apoyo en todo lo posible y si es necesario les acompañarán el próximo 16 de abril.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies